Pin It
Diseño De Productos Digitales, El Gran Error

DISEÑO DE PRODUCTOS DIGITALES

Es curioso que a la hora de buscar información sobre productos digitales, haya mucha más información sobre cómo vender productos digitales que sobre cómo diseñar productos digitales.

Parece como si vender un producto, digital o no, fuera más difícil y necesitara de más ayuda que crear o diseñar ese mismo producto. Esto también pasa con el Marketing en general, cuando preguntas a alguien sobre qué es el Marketing, muchos hablan de la parte de publicidad y comunicación y se olvidan de la parte de diseño de producto y estrategia que va antes y probablemente sea más importante.

De hecho si analizo mi blog de Marketing, me doy cuenta que tengo más posts sobre lanzamiento de productos, venta en Internet y comunicación en general que sobre innovación y diseño de productos…

 

¿Cómo se diseña un producto digital?

Volviendo al tema principal del diseño de productos digitales, está claro que lo primero es tener una idea que solucione una necesidad y desarrollarla de manera atractiva para crear un producto con altas posibilidades de ser vendido. Los productos digitales tienen la ventaja de que te ahorras la parte industrial de su fabricación, pero siguen teniendo que satisfacer una necesidad de una manera diferenciada a lo existente o de lo contrario no sobrevivirán por mucho tiempo.

Actualmente, todo está girando hacia el Customer Centric Marketing, también en el entorno del diseño de nuevos productos.

Estos conceptos básicos del diseño de productos son algo que todos, más o menos, tenemos claro y aplicamos en nuestros negocios digitales, sin embargo, es curioso comprobar que en la práctica, la mayoría de las empresas optan por mirar hacia dentro y ver sus posibilidades de diseño para así decidir cuál es el mejor producto que pueden diseñar.

La tendencia más extendida es mirar tus productos y mejorarlos o analizar tus capacidades y hacer el mejor producto posible, pero esto tiene 2 graves errores:

  • Partes de una visión in out, cuando debería ser justo lo contrario. Siempre hay que empezar preguntando al público objetivo que es lo que necesita porque si un nuevo producto no soluciona una necesidad, tiene muy complicada su supervivencia y la mejor manera de asegurar que cumple esta función es preguntando a los usuarios.
  • Intentar hacer el mejor producto posible suele ser el camino hacia la complejidad. Productos muy complejos y con muchas opciones. Cuando en todo el tema de diseño menos es más.

¿Las necesidades se crean o se descubren?

El tema de si las necesidades se crean o existen previamente es una discusión tradicional entre los marketinianos. Hay ejemplos reales para apoyar ambas versiones y aunque parezca que este tópico no tiene relación con el mundo del diseño de productos digitales; si se opina que las necesidades se crean, entonces no tiene sentido preguntar a los usuarios en los momentos iniciales de la génesis de un producto, mientras que si se opina que las necesidades se descubren, entonces el preguntar a los usuarios se convierte en algo obligatorio desde antes de empezar.

La teoría más ampliamente aceptada es la que defiende que en la mayoría de los casos el Marketing descubre nuevas necesidades o variedades de algunas ya existentes, pero existen casos paradigmáticos que apoyan justo todo lo contrario.

Por ejemplo, se puede hablar del caso de Henry Ford que decía que si el hubiera preguntado a sus clientes qué es lo que querían, le habrían dicho que un coche con más caballos y jamás se hubiera embarcado en la industria de los coches modernos. O también es muy conocido el caso de Sony y los primeros Walkman, donde el presidente de la compañía defendía que hacer un estudio de mercado previo preguntando a los clientes potenciales sobre el tema de llevar un mini casete en el bolsillo con unos cascos para poder ir oyendo música mientras se andaba por la calle era algo tan innovador que era imposible de predecir la reacción real de los consumidores.

Yo creo que cuando la innovación que implica un producto es muy grande es muy difícil o poco útil preguntar al cliente potencial, pero al margen de estos casos especiales, la mejor manera de diseñar un producto es a través de la consulta y verificación con el público objetivo. Lo mismo aplica a todo lo relacionado con la definición de la UX y todo lo relacionado con la usabilidad de los nuevos productos digitales.

También tengo claro que cuando un producto no crea una nueva categoría de productos, sino que es una evolución de algo ya existente, la mejor manera de acertar es preguntando a los usuarios potenciales y desarrollando lo que necesitan, no lo que tú seas capaz de hacer.

La gran equivocación en el diseño de productos digitales

El gran error que cometemos la mayoría es intentar diseñar el mejor producto posible, cuando en realidad deberíamos centrarnos en desarrollar el producto que mejor solucione la necesidad de nuestros clientes.

Hablo de gran equivocación por 2 motivos: porque el resultado tiene unas consecuencias nefastas y porque es una práctica ampliamente extendida en el mundo del diseño de nuevos productos digitales.

Esta equivocación de diseñar el mejor producto posible (hacer lo mejor que soy capaz de hacer con los recursos de que dispongo) es la que explica que muchas veces el producto que triunfa no es el mejor, sino el que más aceptación tiene, y ¿cómo intentar aseguras la máxima aceptación? desde luego, preguntando tienes más posibilidades de aceptar.

 

Conrado MartínezAutor: Conrado Martínez
www.conradoymas.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *