Saltear al contenido principal
Marketing Con Ilusión

Marketing con ilusión

MARKETING CON ILUSIÓN

¿Cuál es la clasificación de Marketing que marca la diferencia? Marketing con ilusión frente a Marketing sin ilusión… Seguro que soy el único que doy esa respuesta, muchos pensarán en Marketing online y offline o Marketing below the line y above the line y así podría pasarme el post entero haciendo clasificaciones de Marketing que se aprenden en la escuela, sin embargo, después de mucho pensar en ello, he llegado a la conclusión de que el Marketing más importante y con más posibilidades de alcanzar el éxito es el Marketing con ilusión.

En realidad hablo de Marketing con ilusión porque el Marketing es a lo que me dedico, pero creo que estos conceptos son aplicables a casi cualquier otro tipo de trabajo. En el Marketing es más visible porque una parte importante del Marketing es la creatividad y sin duda la creatividad fluye mucho mejor cuando hay ilusión y diversión.

LA ILUSIÓN

Empezando por el principio, ¿qué significa ilusión? de las diferentes definiciones de la RAE, me quedo con la de: “esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo.” Seguro que un pesimista elegiría la definición de “Concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos.” Pero yo prefiero no mezclar ilusión con engaño y pensar que hacer algo con ilusión significa hacerlo con alegría porque la finalización merece la pena, mientras que hacer algo sin ilusión es simplemente cumplir con alguna tarea sin ningún tipo de aliciente.

Y como he dicho esto antes, esto aplica a todos los oficios; siempre me ha llamado la atención los camareros que trabajan con ilusión y con alegría con respecto a los que ni te miran y sólo les falta tirarte el café encima. Los 2 hacen el mismo trabajo, con la única diferencia que el primero disfruta con lo que hace y el otro lo padece. Pues lo mejor de todo esto es que aunque la ilusión es contagiosa, la decisión de poner ilusión en el desempeño de una tarea es una decisión propia. Tu y sólo tu puedes elegir entre hacer una tarea con toda la ilusión del mundo o padecer por cada segundo que le dedicas.

Pensando en esta idea de que cualquier tarea, se puede hacer con ilusión, he escrito La fábula de las hojas con ilusión, un cuento corto con moraleja. En esencia lo que viene a analizar es que cualquier tarea, por tediosa que sea se puede hacer con ilusión y que además la ilusión es contagiosa por lo que el sobreesfuerzo merece la pena y te da una recompensa.

MARKETING CON ILUSIÓN

Ilusión o realidad… el marketing consiste en crear ilusión por determinadas realidades. Si se quiere vender algo, sólo se puede conseguir ilusionando al comprador y la manera más fácil de crear ilusión es con ilusión. Sin duda, la ilusión es algo que se trasmite. Como siempre, en la vida hay personas más positivas y otras más negativas; pero la ilusión se puede trasmitir a la gente normal que comparte alguna actividad contigo. Ya en mi post sobre la Felicidad, avisé de los “vampiros de energía”, gente que siempre tiene alguna tristeza o problema que contar, los grandes encontradores del pero para cada solución. Como siempre digo, cuanto más lejos consigas estar de este tipo de gente, mejor.

Centrándonos en la parte del Marketing, a la hora de crear una pieza para vender un producto, da igual de qué tipo de pieza sea, un anuncio, un folleto o que sea online u offline, hay veces que la pieza se centra en la racionalidad: en describir las características, mientras que los grandes especialistas lo que buscan es la conexión sentimental; conseguir una ilusión que atraiga y empuje a los clientes.

¿Por qué se utilizan a personajes famosos, deportistas y gente con carisma para representar a las marcas? Por varios motivos, pero principalmente por 2: uno para dotar de personalidad a la marca y dos, para facilitar las conexiones emocionales; internamente todos queremos parecernos a nuestros ídolos y por eso sus marcas nos atraen.

Y si pensamos en el proceso de realización de una tarea, está claro que por mucho talento que haya en un equipo encargado de hacer un trabajo, este talento sólo se pone en movimiento si hay ilusión y no existen temores. Si existe miedo a fallar, entonces todo el mundo está más cómodo sin arriesgar. Vivir es decidir y tomar decisiones es elegir, lo que implica que hay que descartar. Todo este proceso sólo se pone en movimiento si los alicientes son mayores que los temores.

Pensando en un departamento de marketing, se conseguirá que el trabajo salga adelante si hay ilusión, metas y objetivos compartidos. Hace falta talento y la energía de la ilusión para crear y generar cambios.

Siempre va a haber sobrecargas de trabajo y trabajos burocráticos y rutinarios, lo que va a marcar la diferencia es la actitud con que se afronten.

Además en estos tiempos es mucho más fácil motivarse en un departamento de marketing, ya que al menos tenemos trabajo, pero lo que está claro es que siempre será mejor el “Marketing con ilusión” que los trabajos realizados sin ningún tipo de pasión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba
×Close search
Buscar