Saltear al contenido principal

Objetivos orientados a la acción

Objetivos Orientados A La Acción

Fijar objetivos es una tarea habitual, pero sin embargo, nunca había pensado sobre la diferencia entre objetivos orientados a resultados y objetivos enfocados a la acción.

Sobre fijación de objetivos hay infinidad de información (como de casi todo en nuestros días), tanto en el ámbito personal como en el profesional. Por ejemplo, en mi trabajo, siempre hablamos del tema de la fijación de objetivos SMART.

La función de un objetivo es ayudarte a enfocar tus esfuerzos para medir tu progreso y aumentar tus posibilidades de éxito.

Que el objetivo sea SMART significa (de la traducción de sus siglas en inglés) que sea:

  • Específico
  • Medible
  • Alcanzable
  • Relevante
  • Con un plazo definido.

Pero una vez que tenemos la base clara es el momento de abordar el nudo gordiano.

Contents

Objetivos orientados a la acción vs Objetivos enfocados al resultado

Escuchando el Podcast de The mindset mentor me he dado cuenta de que realmente yo lo estaba haciendo mal y que mi manera habitual de fijar objetivos es en base a un resultado, mientras que fijar objetivos basados en la acción tiene múltiples beneficios adicionales.

Piénsalo, si tus objetivos están orientados a acciones podrás disfrutar del camino podrás obtener dopamina todos los días haciendo el camino mientras que si tu objetivo está orientado a resultados sólo cuando lo consigas sentirás satisfacción.

Fijar objetivos orientados a la acción es la manera de enamorarse del proceso, disfrutando del mismo, no sólo de los resultados cuando los alcanzas

Los humanos, y más ahora, somos adictos a la gratificación instantánea, nos movemos, sin darnos cuenta, motivados por micro chutes de dopamina.

Nuestra sociedad nos hace buscar la gratificación instantánea, por eso es más fácil beberte una cerveza que ir al gimnasio. Sin embargo, si conseguimos que en lugar de estar usando nuestro sistema de gratificación postergada, usemos el sistema gratificaciones instantáneas, entonces todo funcionará mejor.

Conseguirás que todos los engranajes estén bien engrasados y será más fácil obtener mejores resultados porque disfrutarás del proceso, no te hace falta conseguir un objetivo dentro de dos años para conseguir la satisfacción inherente al objetivo.

En lugar de: “cuando adelgace 5 kilos habré conseguido mi objetivo”, poner un objetivo de hacer deporte 3 veces a la semana ,acompañado de otro de comer sano, por ejemplo.

La clave está en conseguir disfrutar del del camino, disfrutar de hacer deporte, disfrutar de estudiar, de aprobar exámenes, de conseguir metas de ser el primero de la clase, de buscarte cosas para conseguir que el camino sea lo que te enamore, no la meta 

Conseguir hábitos que te generen satisfacción

La mejor manera de conseguir tus objetivos es a través de la fijación de hábitos.

Los hábitos son mucho más fáciles de cumplir si producen algún tipo de satisfacción, por eso, si eres capaz de que tus hábitos te generen alguna gratificación, por ejemplo después de haber entrenado tomarte una onza de chocolate, si es lo que te gusta de verdad; o después de haber terminado tu rutina, escuchar la música que te gusta… Es decir, incorporar la recompensa dentro del propio hábito

Así te será mucho más fácil mantener esos hábitos en tu vida

Sin duda son necesarios los objetivos a largo plazo, objetivos basados en metas, pero para conseguir los objetivos a largo plazo es necesario que también te fijes objetivos y hábitos basados, no en el resultado, sino en la acción y que disfrutes del proceso.

Disfrutando del camino conseguirás alimentar a ese pequeño egoísta de dopamina que todos tenemos dentro, que quiere todo inmediatamente. Porque aunque nos controlemos, seguimos teniendo a esa bestia en nuestro interior que nos pide satisfacciones inmediatas. 

La manera de engañar a esta bestia interior es consiguiendo instalar hábitos que nos conduzcan a nuestros objetivos a largo plazo, pero que esos hábitos sean disfrutables, que produzcan pequeñas motivaciones instantáneas que te ayuden a repetir y a mantener el camino.

La ayuda de un rastreador de hábitos o Habit Tracker

Un rastreador de hábitos (habit tracker en inglés) es una herramienta que te ayuda a monitorizar y registrar tus hábitos a lo largo del tiempo. Puede ser una hoja de Excel, una aplicación móvil o incluso una simple hoja de papel.

El objetivo principal de un habit tracker es ayudarte a desarrollar hábitos positivos y romper con los negativos. Al visualizar el progreso diario o semanalmente, puedes identificar patrones y mantenerte motivado para alcanzar tus objetivos.

Ver el tick en el habit tracker ya es un gran paso adelante. Además de medir (algo necesario para mejorar) te añade satisfacción al proceso. 

Unas últimas reflexiones alrededor de la fijación de objetivos orientados a la acción:

Establece hábitos que te ayuden a disfrutar del camino, no sólo de la llegada a la meta.

Empieza por pasos pequeños, pero continuados.

Todo es complicado antes de que se convierta en fácil. Para prosperar, tienes que hacer de tus prioridades una prioridad.

El tiempo es el recurso más limitado que tenemos, por eso tienes que aprender a cuidarlo para mantenerte enfocado en tus objetivos. Evita a los vampiros de energía, a los ladrones del tiempo y elige bien en qué dedicas tu tiempo y a quien se lo regalas.

En definitiva, resérvate tiempo de calidad para ti, para poder cumplir tus objetivos disfrutando del camino.

Conrado MartínezAutor: Conrado Martínez
Contacto y Redes Sociales

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba